«Who’s Afraid of Virginia Woolf?» o salir de la caverna

George y Martha Who's Afraid of Virginia Woolf?

Adrián Carrera
@acarrahu

I

La sala de cine es una caverna: se proyectan sombras. Hay quienes asisten puntuales para atender la danza de imágenes y sonidos. Aunque sea por una, dos, tres horas, el encadenamiento es voluntario. Se le concede la posibilidad de convertirse en lo real a aquello que perciben los sentidos. Como dijera Jorge Ayala Blanco: «nos perdemos en esas imágenes y nos reencontramos al final».

El reencuentro no es otra cosa que mirar el fuego, volver al mundo. Ese que, de un modo u otro, es responsable de lo que aparece en pantalla. Mientras se presencia una película hay abandono pero también un constante retorno: la realidad es un grillete. El cine es entonces un vaivén entre el mundo interno de la película —las sombras proyectadas— y el mundo, ese fuera de la cueva, de la sala.

II

En los años sesenta, el modelo narrativo del Hollywood clásico mostraba signos de agotamiento: era una narrativa fija en un mundo acelerado. El cluster audiovisual más importante de Estados Unidos producía películas que se vinculaban cada vez menos con lo que sucedía fuera de la sala. Además, la televisión ganaba terreno. Era necesaria una renovación que afortunadamente se dio. Ese periodo es ahora denominado New Hollywood. El sexo, la violencia, las drogas… ya no estaban solo en el lado B (ese algo que existe pero no se abraza) de la realidad sino también en la pantalla de la sala, en las sombras de la caverna.

En aquél entonces surgieron obras y realizadores que, de una forma u otra, resultaron disruptivos y hoy son parte del canon hollywoodense (Martin Scorsese y Francis Ford Coppola, por ejemplo). El director Mike Nicols debutó en 1966 con Who’s Afraid of Virgina Woolf? Al año siguiente Nicols dirigió el filme de culto The Graduate.

La película Who’s Afraid of Virginia Woolf? es adaptación de la obra de teatro homónima, cuyo autor es Edward Albee. A pesar de que a la pieza teatral le fue negado un premio Pulitzer por «su lenguaje explícito, su uso de temas tabú y una recepción controvertida por parte del público» el filme consiguió cinco premios Óscar y tres BAFTA. Ellizabeth Taylor y Richard Burton encarnaron, respectivamente, a Martha y George, la pareja protagónica del largometraje.

Taylor y Burton estaban casados cuando filmaron Who’s Afraid of Virginia Woolf?; Taylor y Burton, también, estaban en un gran momento dentro de sus carreras cuando grabaron dicha película. Eran, pues, una de las parejas favoritas del star-system de la época.

En Who’s Afraid of Virginia Woolf? las estrellas se convierten en cerdos revolcándose en lodo: un matrimonio histérico protagoniza un delirio de 131 minutos. Dos amantes llegan a la cúspide de un juego que la policía de la razón tildaría como insano. La película narra una vertiginosa noche de copas y flirteos, humor negro y masoquismo.

Martha es hija del rector de la universidad; George, un académico frustrado; Nick, el nuevo profesor y Honey, Honey es la esposa de Nick. La historia inicia con el final de una fiesta: la película narra un intenso afterparty. Nick y Honey quedan atrapados en medio de la vorágine de la pareja protagónica.

III

El juego es el ritual favorito de los niños. Para ello no requieren otra cosa que el mundo. Una caja puede ser cualquier cosa: la resignificación es la única constante. Pero, se sabe, para un niño el juego es cosa seria. Existen reglas. Para jugar tienes que aceptarlas. Todo juego implica un acuerdo, cierta complicidad. Cuando ésta se desvanece, el juego termina.

La pareja conformada por Martha y George no es muy diferente de dos niños embelesados con ese juego que solo ellos entienden. Su danza y su delirio son un gran juego de blufs. Retorcido si se quiere, pero un juego. Un juego en el que la complicidad tiene nombre; «nuestro hijo», le llaman.

Mientras Martha y George tienen a su hijo, Nick y Honey cuentan con su joven unión, propiciada por un engaño. Ahí radica la gran diferencia de una matrimonio a otro: entre los protagonistas hay complicidad; entre el par más joven, (des)engaño. Ambas parejas le deben su vínculo a una mentira, pero hay tipos de mentira.

Aunque pareciera que solo se rigen por sus impulsos y pulsiones, Martha y George ejecutan una personalísima y frágil coreografía: son dos equilibristas en el mismo cable. Cuando el hijo muere, las heridas comienzan a sangrar.

IV

Martha y George bailan con el diablo bajo la luz de la luna; la pareja salió de la caverna, vio el sol y regresó. Nick y su mujer no ven mas que sombras. Sombras dentro de las sombras proyectadas. Del otro lado, el espectador verá un matrimonio alcohólico y solo el más perspicaz entenderá que lo proyectado no es solo sombra sino que, mediante George y Martha, alguien dice: vi el sol; no estoy loco.


Who’s afraid of Virginia Woolf? | ¿Quién le teme a Virginia Woolf? [título en español]
1966 | 131 minutos | Inglés | Estados Unidos
Dirección: Mike Nichols | Guión: Ernest Lehman (adaptación de la obra de teatro de Edward Albee)
Productor: Ernest Lehman | Casa productora: Warner Bros y Chenault Productions
Reparto: Elizabeth Taylor, Richard Burton, Sandy Dennis…
Fotografía: Haskell Wexler |Música: Alex North | Edición: Sam O’Steen


 

Related Post

¿Qué opinas?