The Revenant: una lucha hasta el último aliento

una-sequenza-di-revenant-redivivo

La siguiente reseña revela algunos detalles de la trama, lo cual podría ser considerado como «spoiler».

Bryan Guevara
@BryGuev

Tras tres Globos de Oro obtenidos (mejor película, mejor director y mejor actor) y doce nominaciones al Óscar, es imposible no voltear a ver la nueva obra del director mexicano Alejandro G. Iñárritu. The Revenant o Revenant: El Renacido está basada en el libro homónimo de Michael Punke y es un auténtico milagro de película en términos de producción y filmación. Fue rodada entre septiembre de 2014 y mediados de 2015 en los paisajes boscosos de Canadá y Argentina. El presupuesto de filmación alcanzó cifras de blockbuster (150 millones de dólares) debido a que las locaciones eran inestables. El director y su fotógrafo, Emmanuel Lubezki, se empeñaron en filmar únicamente con luz natural y tanto actores como personal vivieron un auténtico infierno helado. Todo para contar la historia de Hugh Glass: un trampero que fue atacado por un oso grizzly en el invierno de 1823 durante una expedición en los bosques donde hoy se encuentra la reserva Shadehill, en Dakota del Sur. Glass fue abandonado debido a sus letales heridas y a pesar de esto, se las arregló para sobrevivir y recorrer una ruta de 200 millas para alcanzar a sus compañeros.

¿Valió la pena tanto gasto, tanto drama y tanto morbo? Sí. The Revenant es una película de supervivencia, una película del hombre contra la naturaleza y una historia sobre lo impresionante que puede llegar a ser el espíritu humano; Leonardo DiCaprio encarna a ese Hugh Glass destrozado física y emocionalmente que «renace» de entre los muertos. En esta historia, su motivación para resurgir es diferente: un hombre llamado John Fitzgerald (Tom Hardy) asesina a su hijo frente a sus ojos. Glass, con la espalda rota y la garganta desgarrada, no puede hacer más que contemplar horrorizado la escalofriante escena. Una vez abandonado, Glass se arrastra, cura sus heridas, se mete a las aguas heladas del río Missouri y se enfrenta a la amenaza de las tribus Arikara. Somos parte del sufrimiento del protagonista, de su pérdida y su resurgimiento, pero sobre todo, somos parte del milagro de su supervivencia. A rastras, a pie, a caballo, solo o acompañado, Glass se vuelve un mito, un fantasma viviente que se encamina directo hacia el hombre que mató a su hijo.

Glass y su tropa no son los únicos protagonistas en la historia. En el escenario tenemos al grupo de estadounidenses donde se encuentra Glass, la tribu Arikara de nativos americanos y ocupantes franceses. The Revenant, en su subtexto, es una crítica hacia la erradicación de los nativos americanos, quienes deben servir al contingente más fuerte para asegurar su supervivencia.

La misma naturaleza es un personaje importante, marcando diversas pautas y cambiando constantemente en favor o en contra de los personajes. Los gigantescos árboles se mueven violentamente, como atestiguando con horror la disputa de una tierra sin nombre. Hay días y noches agradables, nevadas leves, tormentas y niebla. Todo dependiendo del contexto.

The-Revenant

De los aspectos técnicos solo se pueden decir maravillas. Iñárritu y Lubezki se superaron y entregaron, quizás, el mejor trabajo visual de sus carreras. The Revenant es una película como pocas, como las que ya casi no se hacen; filmada totalmente en locación y hecha con tomas casi imposibles. El compromiso con lo visual es tan grande, que escenas de suma importancia (el ataque de los Arikaras, el ataque del oso, la persecución a caballo) están hechas en una o dos tomas. No está de más en decir que The Revenant es, además, un álbum de fotografías bellas y muy cuidadas. Con respecto a las actuaciones, se debe aplaudir el trabajo de Leonardo DiCaprio y Tom Hardy; ambos se entregaron a la película en cuerpo y alma. Una cosa bárbara.

Algo que puede jugar en contra de la película es su propio ritmo: muy paciente y en un par de escenas, también pasivo. The Revenant es una película muy visual y contraria a otras nominadas al Oscar como The Big Short o Spotlight, hay escasos diálogos. DiCaprio y compañía cuentan una historia a través de sus expresiones y de sus actos. Algo muy destacado en el ámbito de la actuación, pero que repele mucho en el entretenimiento.

Quizás The Revenant no sea la art house movie del siglo o acapare el número uno de todas las listas de los mejores filmes de 2015. Tampoco es necesario verla en un templo, como lo dijo ya su arrogante director, pero sí es una experiencia cinematográfica que vale la pena vivir.


The Revenant | Revenant: El Renacido
2015 | 156 minutos | Inglés | Estados Unidos
Dirección: Alejandro G. Iñárritu | Guión: Alejandro G. Iñárritu, Mark L. Smith
Productor: Alejandro G. Iñárritu, Steve Golin, Mary Parent…| Casa productora: 20th Century Fox
Reparto: Leonardo DiCaprio, Tom Hardy, Domhall Gleeson
Fotografía: Emmanuel Lubezki | Música: Ryuichi Sakamoto y Alva Noto | Edición: Stephen Mirrione


Related Post

Trackbacks & Pings

¿Qué opinas?