Roberto Gavaldón, un cineasta moderno: Carlos Bonfil

Foto: Jardiel Legaspi Gutiérrez.

Foto: Jardiel Legaspi Gutiérrez.

Por Adrián Carrera Ahumada | @acarrahu
Fotos de Jardiel Legaspi Gutiérrez

 

Dejar de lado los prejuicios y rescatar la memoria. Esos fueron dos de los principales objetivos del crítico de cine Carlos Bonfil al escribir el libro Al filo del abismo. Roberto Gavaldón y el melodrama negro, que presentó el 30 de noviembre en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Jorge F. Hernández, Roberto Gavaldón Jr. y Daniela Tarazona acompañaron al autor, quien mencionó que el libro —editado por la Secretaría de Cultura— va dirigido especialmente a las nuevas generaciones de cinéfilos que tienen mucha información de actualidad a la mano, pero no suelen mirar al pasado del séptimo arte.

El crítico de cine publica semanalmente en el diario «La Jornada». Foto: Jardiel Legaspi Gutiérrez.

El crítico de cine publica semanalmente en el diario «La Jornada». Foto: Jardiel Legaspi Gutiérrez.

El escritor Jorge F. Hernández, quien estuvo a cargo del prólogo del libro, contó que la idea para dicha obra surgió en una sobremesa. Destacó la labor de Roberto Gavaldón Jr. para recatar la memoria de la obra de su padre. Del cine de Gavaldón, afirmó que «estas películas no eran mero entretenimiento, eran un móvil para el pensamiento y la discusión». Finalmente, consideró que el ensayo de Bonfil contribuye a «apuntalar el reconocimiento a los grandes creadores del siglo XX, como José Revueltas y Roberto Gavaldón, que también nos ayudaron a ser mexicanos”.

Bonfil confesó que tenía prejuicios sobre el cine de Gavaldón (Chihuahua, 1909-1986), director de la época del cine de oro mexicano. Le parecía burgués, convencional y de encargo, pero al conocerlo a fondo se convenció de que Gavaldón fue un «cineasta moderno». El crítico consideró al director chihuahuense como uno próximo a la idea de autor, ya que tenía colaboradores frecuentes —como José Revueltas y Luis Spota— y recurrencias temáticas, incluso antes de que los franceses difundieran la idea del cine de autor.

Asimismo, Bonfil dijo que existen vasos comunicantes entre el cine de Bonfil y la «novela negra cotidiana de los diarios». Considera a Gavaldón como un «cronista de la clase a la que pertenecía». Señaló que «hasta la fecha, apenas lo estamos asimilando», para luego mencionar que cineastas mexicanos actuales, como Michel Franco y Luis Estrada, le deben mucho a Gavaldón. Luego mencionó a Carlos Reygadas y Amat Escalante, quienes, opina, tienen «vocación de cronistas de una realidad que nos rebasa», aunque también señaló que en México «queda un cine por hacer».

Detalle del libro presentado. Foto: Jardiel Legaspi Gutiérrez.

Detalle del libro presentado. Foto: Jardiel Legaspi Gutiérrez.

 


Esta pieza forma parte de la cobertura que realizamos de la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Textos relacionados

Trackbacks & Pings

¿Qué opinas?