«Post Tenebras Lux»: el autor tras las tinieblas

Post-Tenebras-Lux

Bryan Guevara
@BryGuev

 

Hablar de cine mexicano en la actualidad es un tema complicado. En los últimos años nos acostumbramos a ver cintas nacionales muy parecidas en la pantalla grande y que usualmente dejan mucho que desear en cuanto a calidad. Históricamente, el cine mexicano ha sido desestimado por el público y hasta por el mismo gobierno. Ha buscado identidad y estabilidad a lo largo de los años, refugiándose en un principio en grandes producciones melodramáticas al estilo Hollywoodense solo para, décadas después, ser maniatado y rebajado al mundo de las ficheras y comediantes cuyo sentido del humor rompía con el buen gusto; se restringió a la audiencia y se hizo ver al cine nacional como un espectáculo pornográfico.

Llegaron los noventa y se decidió reinventar la manera de hacer cine. Los jóvenes egresados de escuelas de cine en el país tomaron el control creativo de las películas. El estilo se volvió más formal y altamente influenciado por el cine europeo y de autor. Cineastas como Cuarón y Del Toro crearon sus primeras obras, mientras que otros experimentados, como Ripstein, sacaron a flote proyectos que no pudieron ver la luz cuando las ficheras estaban en pleno apogeo. El rezago cultural parecía estar en el principio del fin, sobre todo después del debut fílmico del ahora conocido como Alejandro G. Iñárritu y su ópera prima Amores Perros. Desde entonces el cine mexicano ha tenido dos clases de películas: las que llegan a Cannes y reciben un buen número de reconocimientos, y las que llegan a salas mexicanas rompiendo récords en taquilla, pero siendo olvidadas y despreciadas con el paso del tiempo.

Uno de los autores que ha tenido la oportunidad de trascender, al menos en su paso por festivales europeos, es Carlos Reygadas. Nacido en la Ciudad de México el 10 de octubre de 1971, pareció encontrar su camino en las leyes. Sin embargo, fue en la década de 1990 cuando se interesó en los cortometrajes y, unos años después, filmó su primera película: Japón (2002), cuyo título no se debe al lugar donde transcurren los hechos, sino a la estructura de la cinta y las influencias que ésta recibe desde el lejano Oriente. Tras obtener la atención de Cannes, Reygadas decidió estrenar el resto de sus películas ahí. Batalla en el cielo (2005) y Stellet Licht (2007) fueron recibidas con críticas favorables e incluso la segunda de éstas se llevó el Gran Premio del Jurado.

En 2012, el director capitalino estrenó Post Tenebras Lux, que podría considerarse su filme más íntimo hasta la fecha. Luz después de la oscuridad, donde la luz podría ser la inocencia y la pureza de un alma joven, y la oscuridad representar el sometimiento de ésta durante el proceso de madurez. La película abre con una toma larga de gran duración en la que Rut, la hija del director, corre por un campo encharcado, rodeado por vacas y un perro. Es el ocaso y poco a poco la oscuridad cubre todo el páramo. Minutos después, una tormenta eléctrica se hace presente y el destello de un rayo ilumina el entorno apenas por un segundo.

En Post Tenebras Lux podemos encontrar un festín visual. El contorno de la imagen se difumina ocasionalmente, como si nos pidiera que prestemos atención a lo que sucede en el centro del plano. Esto también provoca un efecto surrealista y la obra de Reygadas se ve favorecida, pues su naturaleza de por sí es un tanto fantasiosa. La película retrata la vida de Juan, su esposa Natalia y sus hijos, quienes deciden irse a vivir fuera de la ciudad e instalarse en una casa de campo. Ahí se encuentran con una realidad opuesta a la acostumbrada, pues los pobladores apenas y pueden vivir de lo que cultivan. El contraste de las clases sociales tiene reminiscencias a Este es mi reino (2010), cortometraje que Reygadas también realizó en los exteriores de la gran mancha urbana del centro del país y en el que podemos ver como una familia clase media-alta organiza una fiesta en una ranchería, conviviendo además con los campesinos. Conforme avanza el corto, el ambiente de la fiesta se vuelve un tanto hostil entre música ruidosa, fuegos artificiales y muestras de violencia física. Podemos tomar como ejemplo el momento en que unos niños le lanzan piedras a un auto abandonado. En Post Tenebras Lux el choque entre clases resulta ser más pasivo, pero sigue presente y lo podemos ejemplificar en dos escenas: cuando Juan le habla a unos campesinos sobre su adicción a ver pornografía en internet, y cuando uno de éstos se aparece borracho en una cantina donde se encuentran Juan y Natalia. Si bien no se produce un choque verbal o físico, la mirada amenazante del hombre alcoholizado logra incomodar a la pareja. Particularmente resulta interesante el conflicto entre Juan y un trabajador que labora en su casa, apodado «El Siete», quien tras ser descubierto robándole a su patrón, termina por herirlo con un arma de fuego.

Fiel a su estilo, Reygadas no le facilita nada al espectador, pues su obra no tiene un estilo narrativo tradicional, incluso presenta un guión bastante limitado. No hay diálogos hasta después de casi 20 minutos de película en los cuales podemos apreciar el atardecer en el campo, la visita de un diablo a la casa de Juan cuando aún es niño y la tala de un gran árbol en medio del bosque. Además, el filme contiene diversos saltos temporales en los que se observan experiencias pasadas, como la de un encuentro sexual que Juan y Natalia tienen en unos baños de vapor y otros eventos no relacionados con la historia, pero sí con la visión que Reygadas tiene con respecto a la conciencia y la madurez —ver a los chicos que están a punto de salir a jugar un partido de rugby—, lo cual enriquece la obra de manera simbólica.

Post Tenebras Lux es un sólido ejemplo de cine de autor mexicano influenciado de manera muy fuerte por el cine europeo. No es de sorprenderse que Reygadas encuentre en cineastas como Andréi Tarkovsky una inspiración muy grande. Tan solo recordemos la muy personal obra del cineasta ruso Mirror en la que el personaje principal sirve de álter ego y en donde el entorno está cargado de elementos simbólicos y situaciones íntimas. La técnica de Reygadas: encuadres trabajados, filmación en exteriores y uso de cámara al hombro también recuerdan a otros autores como Terrence Malick, cuyas obras igualmente cuentan con una visión muy marcada sobre el ser humano y el lugar que ocupa en el mundo.

No todos estarán de acuerdo con el estilo del cineasta mexicano, pero no hay otro que actualmente arriesgue tanto como él en sus producciones, que además son muy limitadas y en su mayoría cuentan con no actores. También es arriesgado apostar por un cine tan íntimo a nivel comercial. Sin embargo, su difusión y apoyo puede traer una nueva ola de cineastas que busquen crear obras de calidad sin necesidad de viajar al extranjero para encontrar quien les pueda producir sus películas.


Post Tenebras Lux
2012| 115 minutos| Idioma original: Español | País: México, Francia, Alemania y Holanda
Dirección: Carlos Reygadas | Guión: Carlos Reygadas
Productor: Carlos Reygadas, Jaime Romandia… | Casa productora: Nodream, Mantarraya…
Reparto: Nathalia Acevedo, Adolfo Jiménez Castro, Rut Reygadas…
Fotografía: Alexis Zabe |Música: Pablo Chemor | Edición: Natalia López


Related Post

¿Qué opinas?