«Pantera Negra»: el «black power» llegó a Marvel

Elenco de «Black Panther». Foto: Lwaku Alston / Entertainment Weekly

Por Adrián Carrera | @SrAdri_

En un ambiente hollywoodense en que lo político (que siempre ha estado ahí) se ha vuelto explícito con movimientos como #OscarSoWhite#MeToo, la llegada de un filme de superhéroes negros (con todo el presupuesto y atención que ello implica) generó gran expectativa. Un elenco potente a cargo de Ryan Coogler —un director con breve y prometedora filmografía (Fruitvale Station, 2013; Creed, 2015)— lo confirmó: el Black Power llegaba a la fábrica de blockbusters llamada Marvel Studios. Sus excelentes resultados en taquilla y crítica durante su fin de semana de estreno la han consolidado como un acontecimiento en la industria.

Black Panther narra lo sucedido a T’Challa tras la muerte (ocurrida en Captain America: Civil War) de su padre, T’Chaka, rey de Wakanda. El principe T’Challa (un sobrio Chadwick Boseman) es llamado a asumir el trono y con él los recursos y responsabilidades de ser la Pantera Negra. Wakanda es un país africano que nunca fue colonizado y cuenta con una enorme reserva de vibranio, el metal más resistente del mundo. Dicho material es rico en propiedades que los wakandianos aprovechan para crear tecnología de avanzada, misma que mantienen en secreto bajo una falsa fachada de país subdesarrollado. La posterior aparición de Erik Killmonger (interpretado por Michael B. Jordan, infaltable de Coogler) pone el reinado de T’Challa y las tradicionales formas de vida de Wakanda en entredicho.

La tercera película de Coogler tiene aspectos que la hacen sumamente política. No lo es tanto por el discurso del rey T’Challa al frente de las Naciones Unidas, sino por lo que en términos de representación asume: la mayoría del elenco son personas negras, se habla isiXhosa (lengua sudafricana), las mujeres de la cinta rompen con el estereotipo femenino, se visibilizan culturas africanas, y racismo y colonialismo son temas centrales.

Forma es también fondo, por ello el genial trabajo de Hannah Beachler (diseño de producción) y Ruth Carter (diseño de vestuario) es de los puntos fuertes de la película: cada tribu wakandiana tiene sus rasgos distintivos y lo poco que se deja ver de la hipertecnologizada Wakanda es impresionante. Coogler decidió no hacerlo, pero hubiera sido interesante explorar más esa estética «afrofuturista».

Sin embargo, en términos formales y narrativos Black Panther es un filme bastante convencional y apenas correcto. Las secuencias de acción son irregulares. El relato carece del ritmo que sí tienen algunos pasajes del score. El mayor acierto de Black Panther en el aspecto narrativo es Killmonger, el villano del filme. A diferencia de otros personajes antagónicos del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU, por sus siglas en inglés), Killmonger sí es desarrollado y sus motivaciones son plausibles. Lo anterior, aunado a una pertinente y audaz interpretación de Jordan, hacen de su personaje (junto a Vulture y Loki) uno de los pocos buenos villanos del MCU. Esto sostiene en buena medida la trama del filme, ya que el conflicto entre héroe y villano representa la tensión entre dos visiones de mundo, cada una anclada a sus circunstancias —contrastantes pero profundamente vinculadas. T’Challa y Killmonger son —al igual que Charles X. Xavier y Magneto, de los X-Men— dos caras de la misma moneda.

Boseman como T’Challa (izquierda) y Jordan como Killmonger (derecha) en «Black Panther». Foto: Marvel Studios.

Dicha tensión remite directamente a planteamientos y posturas sobre racismo, nacionalismo, intervencionismo, (neo)colonialismo y autonomía. La película tiene el atino de abordar temas con gran peso histórico y contemporáneo pese a su vena ineludiblemente comercial. Aunque no lo hace de manera compleja ni profunda.

Get Out (Pelee, 2017) y I Am Not Your Negro (Peck, 2016), son un par ejemplos recientes de cómo un filme puede ser abiertamente político a la vez que interesante y destacado en términos cinematográficos, combinación que Black Panther no logra ni está pensada para lograr: es un blockbuster. Su mayor aporte no es de índole formal o narrativo, sino como producto cultural: es Black Power pop.


Black Panther | Pantera Negra [título en español]
2018 | 134 minutos | Inglés e isiXhosa | Estados Unidos
Dirección: Ryan Coogler
Guión: Ryan Coogler y Joe Robert Cole
Producción: Kevin Feige
Casa productora: Marvel Studios y Walt Disney Pictures
Música: Ludwig Göransson
Reparto: Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, Lupita Nyong’o, Danai Gurira…
Fotografía: Rachel Morrison
Edición: Debbie Berman y Michael P. Shawyer


Related Post

¿Qué opinas?