Más de 12 monos

 Jardiel Legaspi Gutiérrez

… 5 billion people will die from a deadly virus in 1997…

¿Cómo sería el fin de la raza humana? ¿Una catástrofe natural, una mutación del virus de algún animal, una invasión extraterrestre? ¿O sería algo provocado por nosotros mismos? Guerras, explosiones nucleares, epidemias orquestadas…

Fotograma con los científicos del tiempo

Fotograma con los científicos del tiempo

El peor enemigo del humano es otro humano. Los descubrimientos, inventos y avances tecnológicos y biológicos han hecho que conozcamos más sobre el origen de muchas enfermedades, su respectivo tratamiento, o bien, para crearlas y así destruir(nos).

¿Y si pudiéramos controlar desde un inicio el esparcimiento de ese virus dañino para la humanidad? ¿Lo haríamos, o lo incentivaríamos para que lleve a cabo su cometido? ¿Cuál es tu respuesta a este planteamiento?

12 Monkeys (1995) es un golpe directo a la cara del espectador. Ya desde el inicio es perceptible que algo extraño está sucediendo, que hay un elemento que no permite que se pueda pensar en tranquilidad o estabilidad.

Mientras la cinta avanza, se van descubriendo elementos que ayudan a resolver el rompecabezas planteado en la historia y, aunque pareciera que se sabe todo desde el otro lado de la pantalla, lo mejor sería pensarlo dos veces y analizar cada detalle que aparece a cuadro.

Las transmisiones en la radio, imágenes «sin sentido» (aparente) y los dibujos animados aportan muchas más pistas que lo uno esperaría. Esto también aporta un toque de humor a la trama, muy al estilo de su director, Terry Gilliam.

De hecho, aunque la película se maneja en una especie de suspenso, un tanto fragmentado, la cinta podría considerarse como una comedia negra de ciencia ficción, aunque habría que ver si la ficción, en este caso, no resulta demasiado real.

Más que plantear el fin del mundo, 12 Monos* se adentra en la supervivencia de una raza (la humana) en peligro de extinción inminente y que hará todo lo posible por sobrevivir, sin darse cuenta que el antídoto de sus acciones en realidad no existe, pues hay un mal mayor que no se puede curar y que es intrínseco a sí misma.

Una duda más surge de esto: ¿es acaso el fin de la raza humana un sinónimo del fin del mundo? ¿O se podría pensar en esto como la única salvación para el lugar en el que vivimos?

… The survivors will abandon the surface of the planet…

El mundo vació de 12 Monkeys

James Cole (Bruce Willis) recolecta especímenes para su análisis

Gilliam dirige una cinta que no deja de plantear preguntas a quien a la ve a pesar de su comedia inherente, muy al estilo del inglés (cabe recordar que Gilliam era parte de Monty Python, una buena pista para conocer la manera en que aborda sus películas).

Algo que destaca de la cinta es el triángulo de actores principales, todos con gran nivel y con aportes que redondean el trabajo logrado en la película.

Bruce Willis (James Cole) es el «voluntario» seleccionado (sí, exactamente así) para encontrar el origen que ha destruido casi en su totalidad a los humanos. Para lograr esto será enviado al pasado, primero a una fecha errónea (¿o no?) y luego meses antes de que la destrucción comience.  Su personaje es atormentado por un sueño recurrente en el que se descubren nuevas pistas o se tergiversa la realidad, ¿qué es real, cuál es el presente y cuál el pasado? Willis hace un trabajo sólido en toda la cinta sin importar los diversos momentos dramáticos que se le presenten.

Madeleine Stowe (Dr. Kathryn Railly) realiza también una actuación consistente en la película. A pesar de que su personaje siempre está supeditado al devenir de James Cole, se planta firme ante cada situación y aporta varios elementos para comprender la historia en su totalidad. Como se ha dicho, cada momento es importante en el desarrollo de la trama, sin importar que sea una caricatura en un manicomio.

El personaje y actuación que más sobresale (al menos para quien escribe estas líneas) es la hecha por Brad Pitt en el papel de Jeffrey Goines, un paciente que se encuentra en el mismo manicomio que Cole y quien le habla sobre las «virtudes» del sistema en el que se encuentran. La unión de ambos, en el momento justo, con las palabras e ideas precisas, desencadena buena parte del desarrollo de la cinta. Brad Pitt sorprende por su calidad interpretativa como enfermo mental y la manera en la que es capaz de transmitir esa locura en pantalla.

Algo surge de estas interacciones también, pues a pesar de ser tildados como enfermos mentales, tanto Cole como Goines resultan ser los personajes más cuerdos y con ideas más claras sobre el mundo en el que se encuentran. Además entienden mucho mejor las limitaciones estructurales de un sistema que los ha «drogado» y tratado de mantener fuera de circulación, para evitar que irrumpan de manera violenta, cambiando el statu quo.

… Once again the animals will rule the world…

12 monos

El presente en 12 Monkeys

12 Monkeys se basa, y así se especifica, en la La Jetée (1962) del director francés Chris Marker. El mundo postapocalíptico de ambos trabajos audiovisuales invita a pensar sobre lo que los humanos somos capaces de hacer en el planeta. Más que el fin del mundo, se plantean los últimos períodos de existencia de las personas que lo habitamos. Y los únicos que pueden rescatarlo, o joderlo todavía más, son los mismos que buscan las soluciones.

No podemos escapar al futuro. La pregunta es si estamos formando las condiciones idóneas para el tiempo que inevitablemente vendrá.

En los aspectos formales de la película hay varias secciones interesantes: la dirección de arte, el sonido y una fotografía sobreexpuesta; todo aporta a un estilo único, que el director utilizaría también en Brazil (1985) otra cinta de ciencia ficción con tintes oscuros y distópicos.

La película resulta ser un viaje de exploración que no se queda en una explicación tan sencilla como la destrucción ocasionada por los humanos, sino que plantea preguntas para conocer el origen de ese deseo, la manera en la que se buscan respuestas tardías, actos desesperados de una especie que no mide el alcance de sus acciones y las consecuencias de ideales extremistas.

El final de la cinta da más información sobre todo lo ocurrido, pero también plantea una serie de dudas que ahí quedan, en el asiento de un avión a punto de despegar hacia el fin del mundo como lo conocemos.

Todos somos monos, lo importante es saber qué tipo de mono eres, o cuál quieres ser. ¿Te unes al ejército?

Tráiler:

*Cabe destacar que existe una serie de televisión con el mismo nombre basada en la película. La serie se estrenó en enero de 2015 y puede verse por Syfy.


12 Monkeys | 12 Monos [título en español]
1995 | 129 minutos| Inglés | Estados Unidos
Dirección: Terry Gilliam
Guión: David Peoples y Janet Peoples, basado en La Jetée de Chris Marker
Producción: Charles Roven
Casas productoras: Universal Pictures, Atlas Entertainment, Classico
Reparto: Bruce Willis, Madeleine Stowe, Brad Pitt
Fotografía: Roger Pratt
Música: Paul Buckmaster
Edición: Mick Audsley


Related Post

¿Qué opinas?