«Maquinaria Panamericana»: el fino retrato de un México atemporal

maquinaria-panamericana

Por Adrián Carrera Ahumada | @acarrahu

 

«Hoy es el primer día del resto de sus vidas». Así, con un lugar común y alguna frase motivacional genérica es como uno de los jefes de la empresa anima a sus empleados a sobrellevar la jornada laboral en Maquinaria Panamericana, una empresa cuya sede es un sitio que parece estar suspendido en el tiempo. El centro de trabajo es oficina, almacén e incluso la residencia del dueño, cuya muerte establece el conflicto de la película.

Maquinaria Panamericana (2016) es un ensayo sobre la mexicanidad que parece crónica de Carlos Monsiváis, pero es la ópera prima de Joaquín del Paso. Presenta a los trabajadores enfrentándose a la pérdida del pilar de su certeza más cotidiana. Surgen luego una serie de situaciones derivadas del encierro impuesto por el contador de la empresa, que quiere ocultar la muerte de su patrón al exterior de Maquinaria Panamericana.

El buen ritmo y desarrollo de la película se da, sobre todo, por contar con una serie de personajes carismáticos y con personalidades que reflejan taras y rasgos comunes de un sector numeroso de la población nacional.

La película, además, es una cápsula del tiempo tan contemporánea como anacrónica. Hay peinados ochenteros, pero también memes (eso sí: impresos). Es el impecable diseño de producción lo que en mayor medida genera un ambiente atemporal que sirve para enviar un mensaje poderoso sobre lo reaccionario, las relaciones y la sobrevivencia (moral y física).

maquinaria-still

Respecto a la ambientación del largometraje vale hacer una precisión: la película fue filmada en un lugar que, como en la trama, era una empresa de la segunda mitad del siglo XX. Además, el sitio tenía programada su demolición. Ahora dicha locación no existe. La cámara de Fredrik Olsson filmó un apocalipsis de ficción interpretado en un lugar desahuciado.

Otro apunte: algunos de los miembros del reparto son extrabajadores de dicha empresa. Pasaron de huérfanos de empleador a histriones debutantes.

Volviendo a la película, destaca su humor preciso, inteligente y por momentos muy oscuro, que contrasta con el chiste fácil de la comedia nacional que ha proliferado en taquilla de manera reciente.

El debut de  Joaquín del Paso comparte elementos con Batallas en el desierto, aquella gran novela corta de José Emilio Pacheco que luego Alberto Isaac adaptaría al cine con Mariana, Mariana (1987). Cada una a su manera, tanto la novela de Pacheco como la película de Joaquín del Paso, tienen por tema la (supuesta) muerte del México previo a la modernidad. Digo muerte porque la transición parece fallida. Quizá ha llegado el momento de admitir que, en México, la modernidad llegó en forma de discurso y pose.

Avance:

 


Esta pieza forma parte de la cobertura que realizamos de la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.


Maquinaria Panamericana
2016 | 90 minutos | Español | México y Polonia
Dirección: Joaquín del Paso
Guión: Joaquín del Paso y Lucy Pawlak
Producción: Susana Bernal, Santiago de la Paz y Joaquín del Paso
Casa productora: Amondo Films
Reparto: Javier Zaragoza, Ramiro Orozco, Irene Ramirez…
Fotografía: Fredrik Olsson
Música: Christian Paris
Edición: Raúl Barreras


 

Textos relacionados

¿Qué opinas?