Los Invisibles: el cuerpo como territorio de resistencia

Les-Invisibles---French-lesbian-gay-film

Por Kenji Kishi Leopo
@KenjiCosme

 

Al poder se le puede controlar sus movimientos, su dirección de sus fuerzas, su movilidad. El cuerpo humano entra en un mecanismo de poder que lo explora, lo desarticula y lo recompone, se crea así una anatomía política.

Michel Foucault, Historia de la sexualidad I

 

Ellos son dos hombres mayores. Se conocieron hace muchos años. Se desean. Se aman. A pesar de las presiones sociales, de la moral burguesa victoriana heredada, de ser reprobados por un sector de la sociedad, de ser eliminados. A pesar de los pesares, se aman.

Él es un hombre mayor también. Ha sido pastor toda su vida. La historia de su vida es la historia de su sexualidad. Los encuentros sexuales con otros hombres en el río. También con mujeres. Es también la historia de su placer. Secreto la mayoría de las veces, porque eso no se cuenta en sociedad.

Como tampoco se contaba la historia en sociedad de ella, una mujer ahora mayor. Estuvo casada, tuvo hijos, siguió los preceptos que le dictaron para ser «una buena hija, una buena esposa, una buena madre». No podía contar que no amaba al hombre proveedor con el que se había casado, que la había embarazado. Sus amigas tampoco podían contar de los abortos que se realizaron porque ya no podían sumar un hijo más a los ocho que ya tenían.

Tampoco él, quien fuera un chico bueno criado en escuela de jesuitas, podía hablar del deseo que le provocaban los otros chicos de su edad. Que odiaba tener que bañarse en las regaderas junto con sus compañeros porque era incapaz de esconder su erección. Y eso lo hacía odiarse profundamente. La tentación y el deseo, hacían que se odiara.

Fingir. Esa era la norma. Anular el deseo. Anular la expresión de su sexualidad. Anular el cuerpo. Ser invisible.

O no.

Descubrir el placer con el otro, el que les provoca deseo, sin importar que sea del mismo sexo que ellos. Salir a la calle y encontrarse con los otros. Celebrar la diversidad de su sexualidad. Primeramente, celebrar su sexualidad. Vestirse cómo quieran. Aunque le llamen joto, sucio maricón, sucia lesbiana y demás motes. Amar al otro y ser amado. Y expresarlo. Poner el cuerpo.

«Nuestros padres nos convertían en conformistas, alguien que borra el deseo»

¿Cómo generamos nuestra identidad sexual pública? ¿Qué tenemos permitido decir y hacer sobre ella? En su estudio Historia de la sexualidad (2008), Michel Foucault intentó documentar un panorama histórico y social para comprender cómo es que se había moldeado la idea de la sexualidad durante el siglo XX.

Dice Foucault:

«En la época de la burguesía victoriana la sexualidad es cuidadosamente encerrada. La familia conyugal la confisca y la absorbe por entero en la seriedad de la función reproductora. La pareja, legítima y procreadora, impone su ley. Se impone como modelo, hace valer la norma, detenta la verdad, retiene el derecho de hablar. Tanto en el espacio social como en el corazón de cada hogar existe un único lugar de sexualidad reconocida, utilitaria y fecunda: la alcoba de los padres» (pág. 3).

Y ahí, en ese contexto se inserta la historia de los personas de Los Invisibles de Sébastien Lifshitz (2013 ). El documental retrata a una serie de personas que vivieron y sufrieron el hecho de ser homosexuales en una época de represión. Personajes que ahora, en el otoño de su vida, recuerdan un tiempo en que tuvieron que luchar por defender  su identidad sexual.

Dice Foucault también:

«Si el sexo es reprimido con tanto rigor, se debe a que es incompatible con una dedicación general en intensiva al trabajo; en la época en que se explotaba sistemáticamente la fuerza de trabajo, ¿se podía tolerar que fuera a dispersarse en los placeres, salvo aquellos, reducidos a un mínimo, que le permitiese reproducirse?».

En ese sentido, el documental también muestra como el sistema capitalista no es el único que ve a la sexualidad como medio de distracción del trabajo. Cuando escuchamos a uno de los entrevistados decir que los comunistas también lo corrieron del partido comunista por su sexualidad (el socialismo cubano también reprimió el homosexualismo en la isla por cierto), nos damos cuenta cómo es que el trabajo se impuso como el espacio de la realización humana.

«La marginalidad también nos hacía libres»

Dice también el filósofo francés Michel Foucault (gay, de hecho) que la relación de fuerzas en las sociedades modernas se lleva a cabo en la relación del poder y el cuerpo; el cuerpo se convierte en el material primario que es atrapado y moldeado por todas las instituciones públicas, económicas y penales.

Ante esto, la única respuesta es marginaltambién liberar al cuerpo, cambiar los esquemas, construir los nuevos espacios donde este se expresa.  Y no sólo eso, juntar los otros cuerpos y las otras voces. Como las mujeres que pugnaban por una liberación del patriarcado. Expresar que uno es dueño de su cuerpo, que uno tiene el poder.

Y romper con el control de la normalización. Un método esencialmente correctivo y no punitivo, que busca inducir la conformidad, involucra un medio para evaluar al individuo en relación con la conducta deseada, «es una manera de conocer cómo se desarrolla el individuo, observando sus movimientos, evaluando su conducta y comparándolo con la norma» (ídem, 6).

Si bien, en términos formales, el documental puede sentirse largo, su mayor labor estriba en construir un relato muy humano, con espacios sumamente poéticos, que nos permite conocer a aquellos que comenzaron la revolución sexual que sigue en proceso. Esa revolución que, aunque ahora también ha sido secuestra por el capitalismo (en forma de la publicidad), ha servido para poner el plano de los afectos humanos como un método de hermanarnos y cambiar el espacio. No en vano dice uno de los entrevistados: «qué rápido puede cambiar el mundo con la caricia de una mano».


Les Invisibles| Los Invisibles [título en español]
2013 | 115 minutos | Francés | Francia
Dirección: Sébastien Lifshitz | Productor: Bruno Nahon
Fotografía: Antoine Parouty |Música: Joselyn Pook | Edición: Tina Baz


Bibliografía

Foucault, M. (2008) Historia de la sexualidad 1: la voluntad del saber. 2da. Edición Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
Méndez de la Brena, Emma (2006). Biopoder como elemento de Seguridad Nacional. Universidad de las Américas Puebla. Puebla, México.
Michael Hardt y Antonio Negri (2001) Empire.. Harvard University Press. Estados Unidos

Related Post

¿Qué opinas?