«Le Havre», el puerto de la esperanza

le-havre2

Por Jimena López | @ximenapez
[colaboradora invitada]

 

«Hay más actas de nacimiento en el Mediterráneo que peces», Chang, en «Le Havre».

En el puerto de Havre, al noroeste de Francia, llega un barco con un contenedor lleno de migrantes provenientes de Gabón. La policía, naturalmente, lo descubre. Al abrirlo, Idrissa, un niño migrante, logra escapar rápidamente y se esconde de la policía fronteriza.

Al día siguiente, Marcel Marx, un hombre que se dedica a bolear zapatos por diferentes puntos de la ciudad, encuentra a Idrissa y lo acoge en su humilde y pequeña casa, pues su esposa Arletty está en el hospital. Marcel está consciente de los riesgos: el comisario encargado de la búsqueda del niño fugitivo lo ha estado vigilando. Aún así, él está decidido a ayudar a Idrissa a reencontrarse con su mamá, quien previamente ya había partido a Londres.

Marcel, sus amigos y vecinos hacen todo lo posible para trasladar a Idrissa y que éste cruce la frontera marítima de Francia a Inglaterra a través del Canal de La Mancha.

le-havre3

En Le Havre, el director finlandés Aki Kaurismäki propone un escenario de solidaridad frente a la siempre vigente problemática de migración africana a Europa. Migrantes que se convierten en refugiados de países europeos se ven obligados a cruzar varias fronteras: desde las más evidentes, como los límites geográficos, hasta las culturares y lingüísticas.

En la misma ciudad de Havre, Marcel —interpretado por André Wilms— se da cuenta de las diferencias entre las personas dispuestas a auxiliar a otros y aquellas que no; estas últimas, reacias a que sus fronteras, ya sean de su país o de sus barrios, sean vulneradas para alterar su comodidad y seguridad.

La película refleja la realidad de los campos de refugiados actuales, concretamente el de Calais, el puerto francés más cercano hacia Inglaterra. En Calais se encuentran migrantes de diversas nacionalidades, sin embargo, las fronteras entre ellos se disuelven para formar una sola comunidad: crean un santuario con lo poco que tienen y eso lo comparten entre ellos mismos.

En este filme se nota un trabajo sobrio en cuanto a la realización, tanto en la dirección de arte como en la sencillez de los planos, en su mayoría fijos. La puesta en escena por momentos tiene acentos teatrales, específicamente en los diálogos e interacción entre los actores, propuestos incluso con humor negro que sutilmente relativiza la situación de clandestinidad de los personajes.

le-havre

La ambientación y atmósferas frías —notorios en la utilización de colores azules en las locaciones— contrastan con la calidez y solidaridad de los habitantes de esta ciudad. También destaca la utilización de fondos marcadamente lineales y la constante presencia de puertas (de la calle a la casa, del pasillo del hospital al cuarto de la esposa enferma, la puerta que separa a Idrissa y al comisario cuando el primero es perseguido en la casa de Marcel, aquella bajo la cual Idrissa se esconde para partir a Inglaterra). Estas representan las fronteras que al ser traspasadas significan la libertad de migrantes, la protección anhelada, así como oportunidades para los personajes.

En conclusión, Le Havre retrata situaciones cotidianas que nos comprometen como sociedad y se tornan en disyuntivas: la fraternidad o la indiferencia ante la miseria humana; la legalidad y la solidaridad frente a un sujeto estigmatizado incluso como criminal.

le-havre4


Le Havre | Le Havre, el puerto de la esperanza [título en español]
2011 | 93 minutos | Francés | Finlandia, Francia, Alemania
Dirección: Aki Kaurismäki
Guión: Aki Kaurismäki
Compañías Productoras: Sputnik, Pyramide Productions, Pandora Filmproudktion, Arte France Cinéma.
Reparto: André Wilms, Blondin Miguel, Jean-Pierre Darroussin, Kati Ouinen
Fotografía: Timo Salminen
Edición: Timo Linnasalo


 

Related Post

Trackbacks & Pings

  • Cine qua non presenta «Le Havre» :

    […] Le Havre es la película elegida para nuestra cuarta proyección, correspondiente al bloque temático «frontera» y cuya reseña puedes leer en el siguiente enlace: Le havre, el puerto de la esperanza. […]

¿Qué opinas?