La vida de Adèle

image

Bryan Guevara
@BryGuev

Después de ganar la prestigiosa Palma de Oro del Festival de Cannes en su edición 68, La Vie de Adèle: Chaptires 1 & 2, también conocida en inglés como Blue is The Warmest Color, captó la atención de cientos de críticos alrededor del mundo, pues lo que se había escuchado en Cannes desde su proyección provocó el morbo de la audiencia por ver la nueva obra maestra del director francés originario de Túnez, Abdellatif Kechiche.

Se le reconoce a La Vida de Adèle por su reflexiva pero explícita visión sobre la desesperada búsqueda de identidad y aceptación por parte de una protagonista, que a lo largo de tres horas parece no hallar un camino, siendo perturbada por sus miedos e inseguridad, y sobre todo, por la presión social que ejercen los demás hacia ella. Hablamos de una parte fundamental de la punzada que, al igual que muchas cosas en la vida temprana, es razón suficiente para provocar la existencia de una historia como la de nuestra protagonista.

Adèle es una chica que cursa la preparatoria. Es reservada y solo se junta con un pequeño circulo de chicas cuyas actitudes y pretensiones resultan ser muy diferentes. Adèle asiste con mucho interés a sus clases de literatura. Su gusto por la lectura le permite alejarse de la realidad hasta terminar la última hoja, sin embargo es testigo de muchas historias trágicas que le provocan inseguridad para relacionarse con los demás. Adèle sabe que las chicas deben relacionarse con chicos y por ello empieza a plantearse la idea de salir con uno.

El entorno no es nada seguro: es un hervidero de hormonas. Adèle se da cuenta de ello en cada comentario subido de tono que sus amigas hacen respecto a los chicos, se da cuenta en la actitud que tienen ciertos muchachos en grupo, en la forma en que la ven, en las sonrisas lascivas y gestos corporales. Cuando Adèle acepta finalmente la invitación de un joven —que llega al punto de perseguirla para llamar su atención— termina llevándose una gran decepción. A pesar de lo sorprendente y buena que resulta ser la comunicación entre ambos, el único fin de la relación fue lo que ya se veía previsible: sexo. Adèle sostiene relaciones sexuales por primera vez con un chico que apenas había conocido hace días y del que no está segura de sentir algo más que una atracción física momentánea.

image

Emma, una chica de pelo corto teñido de azul, aparece en la vida de Adèle. Se presenta de manera inesperada, en el instante inesperado, como muchas cosas en la vida —y con más impacto, tratándose de la adolescencia—. Adèle no puede ignorar su encanto y comienza a cuestionarse todo. Ella sabe que la chica del pelo azul es homosexual y por eso se pregunta si es verdad que las chicas solo deben salir con los chicos.

Adèle y Emma se conocen fugazmente en un bar. Parece un encuentro breve, pero en él se producen muchas cosas que salen a través de sus miradas. Se trata de una conversación corta y en ella se crea una conexión que parece ser irrompible. Poco a poco, ambas comienzan a pasar más tiempo juntas, algo que repercute en la vida social de Adèle, pues sus amigas sospechan de su relación con Emma y por ello deciden alejarse y provocarla cada que se dé la oportunidad. La relación no se ve afectada solo en ese aspecto, pues a medida que Adèle conoce más a su novia, se da cuenta que hay muchas cosas en las que puede ser el polo opuesto. La vida de Adèle también es una historia de contrastes, específicamente de clases: mientras que Emma es una chica que vive con lujos, al punto de no verse en la necesidad de conseguir un trabajo y perseguir su sueño como pintora, Adèle es una chica de clase media-baja, llena de dudas y prejuicios, temerosa de su futuro, buscando constantemente qué hacer, aceptarse y entregarse a alguien o algo.

El azul es un color cálido y así es como el director Kechiche lo muestra a través de diversos tonos azulados en la fotografía de la película. Se puede decir que la virtud del filme radica en lo visual. En las tomas largas y primeros planos. En la cabellera desarreglada y muy natural de Adèle, iluminada por el atardecer. Kechiche nos muestra a Adèle de una manera muy personal, buscando que nos enamoremos de ella, que la sigamos y suframos sus decepciones. No se pueden dejar de lado las excepcionales actuaciones de Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux, quienes encarnan los personajes principales de una manera muy natural. Ambas parecen enamorarse de verdad y viven cada momento, bueno o malo, con una intensidad apasionante.

image


La Vie de Adèle: Chaptires 1 & 2 | La vida de Adèle: Capítulos 1 & 2
2013 | 180 minutos | Francés | Francia
Dirección: Abdellatif Kechiche | Guión: Julie Maroh (cómic), Abdellatif Kechiche y Gahlia Lacroix
Productor: Brahim Chioua y Laurence Clerk  | Casas productoras: Quat’sous Films, France 2
Reparto: Adèle Exarchopoulos, Léa Seydoux, Salim Kechiouche…
Fotografía: Sofian El Fani |Música: Jean-Paul Hurier | Edición: Sophie Brunet, Ghalia Lacroix, Albertine Lestera…


Related Post

¿Qué opinas?