Arriaga presenta su víscera: «El Salvaje»

Por Adrián Carrera Ahumada | @acarrahu

 

Escribió una de las películas mexicanas más relevantes en lo que va del siglo. Ahora apuesta con una novela que, a decir de Julian Herbert, «no deja intacto el género». Se trata de Guillermo Arriaga, guionista de filmes como Amores perros (2000), 21 gramos (2003) y Los tres entierros de Melquiades Estrada (2005).

arriaga salvaje fil

«Me voy a parar para verlos a todos» dijo Guillermo Arriaga antes de abandonar su silla. Foto: Miriam Jiménez-

Acompañado por los escritores Julian Herbert y Guadalupe Nettel, el también director de cine presentó su más reciente libro «El salvaje». Lo hizo el 28 de noviembre a las seis de la tarde en un lleno salón dos de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

El primero en tomar la palabra fue el coahuilense Julian Herbert, quien opinó que «El salvaje» es no solo el libro más arriesgado, sino también el mejor logrado del narrador: «Lleva la perfección formal de sus guiones a la novela, que es más novela que las anteriores». Herbert resaltó el tratamiento que el libro de Arriaga hace de temas como las genealogías, la familia, la memoria y la muerte: «En el libro de Guillermo aparece la muerte como el gran gobierno de la anarquía sobre la institución de la familia».

Guadalupe Nettel calificó a Arriaga como «un torrente incontenible de violencia y fragilidad» y señaló que eso plasma en su obra. La escritora destacó el «manejo preciso del ritmo» y de las metáforas. Asimismo, celebró el uso de imágenes como hilos conductores en «El salvaje». Finalizó haciendo un símil corporal: «Esta novela es como una víscera: constantemente palpitante».

El autor, que dedicó la presentación a Eduardo Martínez Solares, se puso de pie para hablar. Arriaga, quien hizo un par de bromas, dijo que le llevó cinco años y medio de trabajo escribir «El salvaje». Consideró que «los lectores son la casa de los libros». Aprovechó para aclarar que su libro no es una novela autobiográfica: «No estoy contando mi historia, pero sí retomo vivencias que me pasaron o presencié». Compartió que cuando se sienta a crear tiene apenas una vaga idea de lo que escribirá. Retomando la metáfora de Nettel, concluyó su presentación diciendo: «He puesto en esto todas mis entrañas, les entrego una víscera».


Esta pieza forma parte de la cobertura que realizamos de la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Related Post

¿Qué opinas?