Los retos de los mercados digitales

Por Jardiel Legaspi Gutiérrez

 

El panorama de la comercialización de películas ha cambiado con internet y las diferentes plataformas en las que se pueden distribuir y consumir estos materiales. Lo anterior, aunado a la creciente oferta de materiales audiovisuales, ha modificado los hábitos de los usuarios. Estos fueron los temas centrales de la presentación de Philipp Hoffmann, fundador y director de Rushlake Media, empresa alemana dedicada a la distribución y venta de películas.

Philipp Hoffmann en su presentación «Digital Markets and Digital Distribution».

En el marco del trigésimo segundo Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), Hoffmann presentó su ponencia titulada «Digital Markets and Digital Distribution». El empresario abordó las características de los diferentes modelos de Video on Demand (VOD): los EST (Electronic-sell-through) o DTO (Download to Own) en los que se descarga contenido para quedarse con él; los T-VOD (Transactional) en los que se renta el contenido por un periodo determinado, como en el caso del Pay Per View. El modelo de suscripción, como Netflix, es catalogado como S-VOD y en palabras de Philipp Hofmann se ha convertido en el más popular; el F-VOD («Free») es el que forma parte de una oferta más grande de las empresas (como Televisa o Tv Azteca) y que se ofrece a sus consumidores o a sus filiales.

A diferencia de los otros, el modelo A-VOD (Advertised) es gratuito pero incluye comerciales mientras se observa el material, como en YouTube; se encuentra además al final de la cadena de valor puesto que no aporta ganancias como los otros.

Sin importar el modelo que se tome, el VOD es un mercado muy dinámico que tiene ventajas para el usuario, aunque también ha hecho que las opciones, aunque vastas, se reduzcan. Esto es claro en plataformas como Netflix, en donde su sistema de preferencias va haciendo que las opciones de contenidos sean menos diversas para el usuario aunque éste tenga la última decisión.

Philipp Hoffmann presentando en el FICG 32

Otro de los puntos que destacó Hoffmann fue el sistema tradicional y como los grandes éxitos en salas de cine son elementos primordiales para un rendimiento que genere mayores ganancias en el ámbito digital. Si bien en internet es posible encontrar de todo y acceder más fácil a contenidos diversos, esta variedad no siempre garantiza el éxito de consumo. De hecho, sus posibilidades se reducen.

Para tener ganancias es necesario definir y encontrar a la audiencia, lo cual «es el reto más grande» y lo que se debe de pensar incluso antes de realizar la película.

Hoffmann destacó también que esto no es algo exclusivo del consumo de cine, sino que se ve en otras industrias como la musical. Para el distribuidor alemán «la historia de la industria del cine es una historia del control de acceso a las audiencias», por lo que la búsqueda y aprovechamiento de otras plataformas se vislumbra como una salida importante pero que se debe llevar a cabo de manera más precisa.

Textos relacionados

¿Qué opinas?