«Election»: la elección de la personalidad

election-still

Mauricio Calderón

Election es una película de Alexander Payne, lanzada a los cines en 1999 como su segunda película de largometraje, producida por MTV Films —la mejor película que financiaron— con Matthew Broderick y Reese Whiterspoon como protagonistas.

La historia se centra en el profesor de la preparatoria Carver en Omaha, Nebraska, Jim McAllister, un buen y proactivo educador que vive en su zona de confort como consejero favorito de los estudiantes, casado por nueve años en un matrimonio funcional y Tracy Flick, una obsesiva estudiante con méritos y una tremenda sed de éxito que la llevan a ser amoral y tener muy poca tolerancia a la frustración.

La película se pone interesante cuando, por medio de un montaje no lineal y con puntos de vista variantes de personajes principales y secundarios, somos testigos de la situación dramática de la película: Tracy es candidata única para la elección de Presidente de Consejo Estudiantil de la escuela, esto no le agrada a Jim, quien siente resentimiento hacia ella debido a su odiosa actitud, a un juicio moral por mantener una relación carnal con un antiguo colega profesor sin ningún remordimiento y a una tensión sexual no resuelta entre ellos. Jim convence a otro estudiante, Paul Metzler, un bonachón, estúpido, pero popular jugador de fútbol americano con una pierna fracturada, para que contienda contra ella y que se preserve la democracia. Esto desatará una serie de conflictos manejados con humor negro hasta su resolución final, en donde una situación ridícula y pequeña como la elección de un presidente de sociedad de alumnos cambia el rumbo de la vida de todos los personajes, sean adolescentes o adultos.

La película tiene muchos puntos fuertes, que van desde lo meramente formal, como el uso de la música poco ortodoxa y el montaje juguetón, hasta las decisiones sobre el enfoque en guión y dirección, como la decisión de narrar la película mediante las voces en off desde el punto de vista de cada personaje; esto hace que podamos conocerlos con una caracterización más profunda que únicamente las acciones, así somos testigos directos de lo que ellos están pensando, con todas las teorías personales sobre las cosas, la auto condescendencia y la doble moral, eje principal de la película, que es una crítica a la cultura de la clase media gringa de los suburbios desde un punto de vista muy cínico. Esta forma de contar la historia nos permite conocer, por ejemplo, que el profesor que tuvo la relación con Tracy se aprovechaba de ella, mientras que ella creía que lo que tenían era real, para luego cambiar los roles debido a la frustración en la vida de él, una complejidad sobre el avance de esa relación que se cuenta en minutos y que establece un punto de vista sobre las relaciones prohibidas en los conservadores suburbios desde el lado humano.

La escuela está naturalmente llena de adolescentes, a lo largo de la historia conocemos a la hermana de Paul, Tammy Metzler, una lesbiana resentida y enamoradiza al punto de la obsesión, que vive ocultando su secreto hacia sus padres conservadores, pero en el punto de quiebre hacia la rebelión y la apertura sin pensar en las consecuencias. Debido a que su propio hermano tiene un romance sexual adolescente con su exnovia, decide vengarse de él registrándose también como candidata, prometiendo en su discurso a todos los estudiantes que esa elección estúpida nunca volverá a pasar si es electa bajo atronadores aplausos.

Los padres de los dos hermanos son una pareja típica estadunidense de clase alta que no parece poner demasiada atención a sus hijos. También está la progenitora de Tracy, una madre sola que quiere que su hija triunfe en la vida cueste lo que cueste y hace todo para ayudarle a lograrlo.

La película se convierte rápidamente en una mirada hacia una escuela y todas sus relaciones oscuras y sobre todo el contexto social y familiar de un adolescente en un mundo de aspiraciones, sexualización y frustraciones adultas. Además es una de las mejores actuaciones de Reese Whiterspoon, quien es conocida por ser una guapa actriz de Hollywood y que se convierte en una odiosa muchachita preparatoriana, que cree que lo sabe todo, pero tiene serios vacíos e incluso inocencia, haciendo gala de su inteligencia y talento como actriz.

Cada personaje obtiene consecuencias por sus acciones y alcanza un natural destino en su vida, en el epílogo podemos ver donde termina cada uno de ellos, la película se convierte en una tesis sobre las personalidades e historias de vida de cada tipo de persona y termina por ser una de las mejores películas de 1999. Sin embargo, fue opacada por éxitos como 10 Cosas que Odio de Ti, Jamás Besada que son comedias románticas para teenagers en toda la extensión de la palabra; American Pie, una comedia sexual para adolescentes, “Juegos Sexuales” que es un drama erótico que atrajo la atención del público teen; Vírgenes Suicidas, un drama de adolescente para adolescentes, la inolvidable Belleza Americana que maneja un discurso similar sobre la doble moral de la clase media en los suburbios entre adultos y adolescentes, pero que es llevada de una manera mucho más sombría y dramática; así como películas históricas como Ojos Bien Cerrados, Matrix, El Club de la Pelea o Magnolia, por contar unas cuantas en un año fenomenal para el cine.

El estilo inusual de Election y su competencia ante una lista interminable de éxitos más digeribles para la audiencia no le dieron enorme éxito en taquilla. Sin embargo, para los críticos, como Roger Ebert, fue una gran película y ahora es un clásico de culto que nos deja ver el gran talento de Alexander Payne desde sus inicios; está en listas como una de las mejores comedias y películas preparatorianas y la actuación de Whiterspoon como una de las mejores. Muy recomendable (pst,… está en Netflix con IP de Estados Unidos).


Election
103 minutos | Inglés | Estados Unidos
Dirección y guion: Alexander Payne
Producción: Albert Berger | Casa productora: MTV Films
Reparto: Reese Whiterspoon, Matthew Broderick, Chris Kleine
Fotografía: James Glennon| Música: Rolfe Kent  | Edición: Kevin Tent


 

Related Post

¿Qué opinas?