Doctor Strange: hechicero supremo

 

Por Bryan Guevara | @BryGuev

Se han estrenado 13 películas y cinco series para el universo fílmico de Marvel. A estas alturas es imposible no saber a qué nos vamos a enfrentar cuando decidimos ir a nuestro complejo de cine favorito y comprar uno o varios boletos para la función marvelita del momento. Doctor Strange (Derrickson, 2016) es la nueva propuesta del estudio comandado por Kevin Feige y se trata de la inclusión de un nuevo superhéroe al universo cinematográfico.

El protagonista es el doctor Stephen Strange (Benedict Cumberbatch), quien se ha ganado una buena fama mediática gracias a su excelente labor como neurocirujano. Strange es un completo egocéntrico y siempre busca atender los casos médicos más difíciles de resolver, a costa de menospreciar a pacientes cuyas dolencias no son suficientes para su atención. Todo cambia una noche cuando, en la carretera, Strange se distrae al volante y sufre un aparatoso accidente automovilístico que lo deja con lesiones múltiples en todo el cuerpo y, especialmente, en las manos. Strange pierde su trabajo y vive una auténtica crisis existencial que lo orilla a viajar a Nepal para buscar Kamar-Taj, un lugar donde podrá encontrar una cura milagrosa para su afección en las manos.

Doctor Strange no será un producto tan solicitado como lo fue Captain America: Civil War a principios de este año, o la muy esperada Avengers: Age of Ultron (2015), cuyo hype sobrepasó por completo al filme. No obstante, la nueva propuesta de Marvel Studios encaja a la perfdoctor-strange-poster-cumberbatchección en el universo cinematográfico y cuenta con una personalidad absorbente. La trama de Doctor Strange involucra viajes entre dimensiones, la elevación del espíritu y, por supuesto, magia; por lo que el mayor acierto de la cinta es explicar y ejemplificar este tipo de conceptos con soltura y mucho humor. Además, la película cuenta con actores de gran calibre: Benedict Cumberbatch como el protagonista, Rachel McAdams como Christine Palmer (mano derecha y amante de Strange), Tilda Swinton como Ancestral (maestra de Strange), Chiwetel Ejiofor como Mordo (alumno de Ancestral) y el gran Mads Mikkelsen como Kaecilius (villano).

Si hay algo que puede señalarse en contra de Doctor Strange es el evidente funcionamiento de la fórmula Marvel: personajes carismáticos, escenarios sorprendentes y acción rebajada con comedia ligera. El lado positivo es que ha generado buenos resultados en taquilla y se mantiene constante (algo que DC puede envidiar). Por otro lado, esa constancia puede dar a entender que el estudio ha encontrado su zona de confort y no piensa moverse de ahí. Como se señaló al inicio de este texto, es difícil entrar a una ver una película de Marvel y pensar que esta vez pueden sorprendernos, para bien o para mal, con una propuesta diferente. La última vez que se vio algo así fue con Avengers: Age of Ultron, donde su director (Joss Wheedon) intentó montar una obra ambiciosa, llena de acción, humor, numerosos personajes y construida con muchos subtextos. Los resultados hablan por sí solos.

Lo mejor de Doctor Strange es que su inserción en el universo cinematográfico de Marvel será muy importante para el desarrollo de las futuras películas del estudio.


Doctor Strange | Doctor Strange: Hechicero supremo [título en México]
2016 | 115 minutos | Inglés | Estados Unidos
Dirección: Scott Derrickson
Guión: Jon Spaihts, Scott Derrickson, C. Robert Cargill
Producción: Kevin Feige
Casa productora: Marvel Studios, Walt Disney Studios Motion Pictures
Reparto: Benedict Cumberbatch, Rachel McAdams, Tilda Swinton…
Fotografía: Ben Davis
Música: Michael Giacchino
Edición: Sabrina Plisco y Wyatt Smith


 

Related Post

Trackbacks & Pings

¿Qué opinas?