«The Neon Demon»: la belleza es lo único que hay

neondemon

Por Bryan Guevara | @BryGuev

The Neon Demon es, muy probablemente, la película más provocadora que se exhibirá en los complejos comerciales durante este año. La nueva obra del auto proclamado pornógrafo, Nicolas Winding Refn cuenta la historia de Jesse (Elle Fanning), una jovencita de 16 años de singular belleza natural, que llega a Los Angeles junto con su «amigovio» Dean (Karl Gusman) para hacer realidad su sueño de convertirse en una modelo. Rápidamente, las agencias, fotógrafos, maquillistas y modelos postran la mirada en la inocente protagonista y, casi de inmediato, Jesse se vuelve un objeto de deseo para la industria de modelaje; su suave piel y las tiernas facciones de su rostro contrastan radicalmente con la belleza artificial del resto de las modelos, quienes intentan alargar su «fecha de caducidad» con intervenciones quirúrgicas.

Winding Refn presenta otra vez una obra excesiva, perturbadora y sangrienta. A diferencia de su filme anterior, Only God Forgives (2013), The Neon Demon tiene una narrativa un poco más convencional, aunque los simbolismos y el lenguaje visual continúan como un elemento predominante en la visión del director. En The Neon Demon encontramos escenas fantásticas, realizadas con una imponente precisión y minimalismo en el encuadre. El director se vale del talento de la cinefotógrafa Natasha Braier para montar escenas donde predomina el alto contraste y la simetría en la imagen. Los tonos azules predominan durante la primera parte de la cinta, quizá para representar cierta aura de calma, fé e inocencia. Conforme avanza la cinta, el color del filme va mutando hasta alcanzar tonos dorados y rojos que, junto con una banda sonora ruidosa y atrayente, acompañan la agresiva y transgresora narrativa del guión.

Una vez más, Winding Refn hizo una película cuyo argumento sirve como pretexto para experimentar y crear formas de expresión a través del lenguaje visual de su obra. Los personajes están desarrollados a partir de lo que busca mostrar de manera simbólica y sirven más como elementos de fondo, completamente reemplazables, que como sujetos en sí. Además de una crítica a la industria de las pasarelas, en la película hay una fuerte sátira a los roles de género: la mujer como objeto de deseo, puro y casto, sin posibilidad de libertad sexual. El hombre como el macho dominante, abusivo y perverso. The Neon Demon es una suerte de fábula cuyo desenlace podemos anticipar sin mucha dificultad; la virtud reside en cómo Winding Refn nos narra su tragedia de forma hipnótica.

The Neon Demon es un evento fílmico como pocos, una experiencia de gran calidad simbólica que infunde inquietud y pavor en quien la mire. Es una obra que se siente artificial, prefabricada y hasta vacía. Irónicamente, estos adjetivos también son cualidades que ayudan a que la película trascienda y permanezca en el inconsciente.


The Neon Demon | El demonio neón [título en español]
2016| 118 minutos| Inglés | Francia, Dinamarca, Estados Unidos
Dirección: Nicolas Winding Refn
Guión: Nicolas Winding Refn, Mary Laws y Polly Stenham
Producción: Lene Børglum, Sidoine Dumas, Nicolas Winding Refn…
Casas productoras: Space Rocket Nation, Vendian Entertainment y Bold Films
Reparto: Elle Fanning, Jena Malone, Keanu Reeves…
Fotografía: Natasha Braier
Arreglo musical: Cliff Martínez
Edición: Matthew Newman


 

Textos relacionados

¿Qué opinas?