«Bosque de niebla»: guardianes de un mundo más simple

Fotograma de «Bosque de niebla».

Por Miriam Jiménez | @Miri__I__am 

 

Experimentar la maternidad por vez primera fue un hecho yugular en la cineasta Mónica Álvarez Franco, ya que, entre muchas otras cosas, la llevó a cuestionarse sobre la calidad humana de quienes habitamos el mundo al que su hija llegaría. Fue así como la jalisciense vivió dos gestaciones que, en un inicio, se desarrollaron a la par. Cuatro años después, la primera de ellas se llama Martina y abraza a su madre mientras ésta se encuentra al micrófono en la Cineteca Nacional Jalisco y nos cuenta sobre la segunda: Bosque de niebla (2017), documental salido de postproducción a inicios de año y presente en la décimo segunda edición de la gira de documentales Ambulante.

Realizada en el lapso de cuatro años —un año dedicado a investigación y tres a realización—, la ópera prima de la egresada del Centro de Medios Audiovisuales (CAAV) nos muestra un retrato contemplativo que profundiza en la cotidianidad de Las Cañadas, un centro de agroecología y permacultura ubicado en Huatusco, Veracruz, México, en una de las últimas áreas del bosque de niebla en la zona central del estado. Este es uno de los ecosistema más diversos en el país y al mismo tiempo uno de los bosques tropicales más amenazados a nivel mundial, caracterizado por ser una zona de transición en donde especies de norte y  sur coexisten en un ambiente armónico que no se limita sólo a la fauna y flora del lugar, sino a sus propios habitantes, provenientes de diferentes partes del estado y del país.

Bajo la mirada de Álvarez, quien no muestra interacción alguna con lo mostrado en pantalla, nos volvemos íntimos espectadores de las historias de vida que componen esta cooperativa. Conformada por veinte integrantes y sus familias, Las Cañadas surgió luego de una preocupación general por el caos ecológico y social imperante en el plano internacional. Lo anterior los ha llevado a  implementar un diseño de vida sostenible e integral capaz de influenciar culturalmente a las generaciones más jóvenes.

En las propias palabras de la documentalista —quien contó con el apoyo financiero del Estímulo Fiscal a Proyectos de Inversión en la Producción y Distribución Cinematográfica Nacional (EFICINE) para la realización del largometraje— la ausencia de picos conflictivos en Bosque de niebla fue una decisión premeditada. Su principal motivación era la de poder enfocarse en contar historias positivas. No obstante que distintas situaciones amenazan a la comunidad de forma implícita y silenciosa —abandono del territorio, desaparición del ecosistema, migración—, para la directora prevalece el contrapeso esperanzador en el que, así como en Las Cañadasexisten formas de construir un futuro más simple, libre y solidario.

Dejándonos más preguntas e inquietudes que respuestas —otra de las intenciones de Álvarez— este documental coral es un recordatorio empírico de aquella frase de Eduardo Galeano: «Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo».

Tráiler:


Bosque de Niebla | 2017 | 87 minutos | Español | México
Dirección: Mónica Álvarez Franco
Guión: Mónica Álvarez Franco
Producción: Carlos Sosa y Laura Imperiale
Casa productora: Viento del Norte Cine, Cacerola Films, Bambú Audivisual
Fotografía: Carlos Rossini, Luis Montalvo
Reparto: Ricardo Romero, Tania de Alba, Karla Arroyo…
Música: Andrew Donaldson
Edición: Yibran Asuad, Adrián Parisi


 

Related Post

One Response to “«Bosque de niebla»: guardianes de un mundo más simple

  • La vida en las grandes ciudades cada vez más caótica, encuentro en esta propuesta una idea de querer trasladarse a un lugar más tranquilo. De tomar conciencia de la importancia de cuidar los recursos naturales y de que los jóvenes sean protagonistas en su cuidado. Nos da la oportunidad de entrar a un mundo en donde pareciera que todo funciona bien y que se puede vivir con poco de manera sustentable. Me encantó la posibilidad de la contemplación, sólo estar ahí y disfrutar de la belleza del lugar y su cotidianeidad. Felicidades Mónica.

¿Qué opinas?