«Historia de un oso» y las diferentes lecturas del exilio

osorio-herrera-historia-oso

Gabriel Osorio y Antonia Herrera durante la presentación de “Historia de un oso”. Foto: Miriam Jiménez

Por Miriam Jiménez | @Miri__I__am

 

El «¡Viva Chile!» se escuchó con fuerza en el teatro Dolby de Los Ángeles el pasado 28 de febrero al final del discurso de Pato Escala, productor del cortometraje Bear Story (2014), el cual se llevó a casa el premio a mejor cortometraje animado durante aquella 88° entrega de los premios de la Academia. Junto con Gabriel Osorio —escritor y director de la producción—, sostenían las estatuillas que representaban el primer Óscar para el país sudamericano y la promesa de que, al menos por esa noche, Chile vivía  porque este pequeño grupo de animadores le había otorgado vida.

Un año después de conocer su nominación y durante el segundo día de actividades de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (FIL), parte del equipo de PunkRobot —productora del cortometraje— presentó a las 12:00 horas el libro infantil «Historia de un oso» de editorial Zig-Zag, el cual está basado en el galardonado audiovisual. La cita tuvo lugar en el salón Juan José Arreola de la Expo Guadalajara.

En la charla impartida por Gabriel Osorio y Antonia Herrera —esta última directora de arte del cortometraje y ambos autores del  libro— se habló en primera instancia de la dificultad para producir animación en América Latina, principalmente por cuestiones de financiamiento. Luego de un espacio en donde proyectaron el cortometraje a los asistentes, Osorio aclaró que, aunque los créditos parezcan extensos, no se trató mas que de un grupo reducido de integrantes que ejercían diferentes actividades a lo largo de la producción. A pesar de  tener más de diez años consolidados como una productora de animación, y de tener diversos proyectos como Flipos, una serie educativa para niños en la televisión chilena, los ocho meses que se tenían contemplados para la realización de Bear Story pronto se volvieron dos años y una constante posibilidad de dejar el proyecto inconcluso por falta de recursos. Sin embargo, el equipo y principalmente Gabriel, no desistieron de concluir el proyecto ya que, para el director, contar la historia de aquel oso era contar la historia de su propia familia y, a la vez, la historia de un país en donde aún se escuchan los ecos de uno de los capítulos más oscuros de su pasado.

Historia de un Oso-rio

La idea principal del cortometraje se encuentra inspirada en la historia de Leopoldo Osorio, militante del partido socialista y abuelo de Gabriel. Luego del golpe de Estado ocurrido en Chile en 1973 por la dictadura de Augusto Pinochet, Leopoldo fue arrestado y apresado durante dos años hasta que finalmente fue exiliado de Chile en 1975. Mientras la imagen de Leopoldo se muestra en la pantalla, Gabriel explicó que no fue sino hasta los ocho años que lo pudo conocer de una forma diferente que no fuera así, por medio de una fotografía. Además del impacto que tuvo sobre su vida el hecho de tener la imagen de su abuelo ausente, una de las principales razones que motivaron a la realización del cortometraje fue el no comprender en aquel entonces las causas que llevaron a la separación de su familia. Ya de adulto, Osorio mencionó que, aunque no es justificable, uno comprende en mayor medida las problemáticas que pueden causar las diferencias ideológicas, pero que «la familia siempre debe estar unida, no tiene por qué separarse». Es por eso que decidió construir la historia con base en metáforas y con una estructura enfocada al público infantil.

img_1421

Presentación del libro “Historia de un oso”. Foto: Miriam Jiménez

Después de mencionar la justificación del cortometraje, los autores hablaron sobre el proceso de realización del mismo. Mencionaron que en los procesos de pre producción es posible que se modifiquen ciertos aspectos que no se tenían contemplados al inicio del proyecto, sin embargo es primordial mantener la esencia de la historia. Independientemente de si trata de formatos audiovisuales o escritos, se debe tener bien claro cuál es el alma de lo que se quiere decir. En su experiencia personal, la idea central era la separación de la familia, la cual pasó por diferentes personificaciones animales, como conejos y leones. Por su parte, Antonia Herrera mostró un recuento de los proyectos que utilizaron como inspiración para caracterizar a los personajes y al ambiente de la animación. Entre estos se encuentra el cortometraje Lost and found (2008) de Oliver Jeffers y Philip Hunt, y las novelas gráficas Maus (1991) de Art Spiegelman en donde se aborda el Holocausto nazi como una metáfora histórica representada por animales, así como The arrival (2006) de Shaun Tan, que carece de texto y les remitió a la universalidad que puede tener el lenguaje gráfico o audiovisual.

historia de un oso

Fotograma de «Historia de un oso»

Después de cuatro años de realización, el cortometraje finalmente quedó listo en el 2014 y se sometió a un proceso de «festivaleos masivos» que lo llevaron a más de trescientos espacios de exhibición a lo largo de todo el mundo. «Si en 2016 recibimos un Óscar, fue por eso. Puedes tener una película excelente, pero si la guardas en el fondo de un cajón, nadie la ve, no existe» mencionó Gabriel. Fue justamente gracias al éxito recibido en festivales como Cleveland, Florida y Nashville, que tuvieron un espacio en la convocatoria de los premios de la Academia entre los más de tres mil cortometrajes de animación que se producen cada año. No obstante que compartieron espacio con grandes productoras como Pixar y con nominados que ya habían sido ganadores de esta misma categoría en ediciones anteriores, el conseguir la estatuilla fue un hecho histórico que, en palabras de los autores, hizo posible «por un día, al menos, exhibir la animación latinoamericana y el tema del exilio».

Meses después, la productora recibió un correo por parte de la editorial Zig-Zag para llevar la historia al libro, el cual fue hecho de forma artesanal en acuarela y tinta china por parte de los autores —que también son ilustradores— y que lleva más de quince semanas en los primeros lugares de ventas en su país de origen.

Dentro del marco de  actividades de la FIL, los autores se presentaron a una firma de libros en el stand de Chile, en donde también se encuentran ejemplares a la venta. Por otro lado, el Foro FIL Niños presentará una serie de proyecciones infantiles latinoamericanas que dio inicio el lunes, precisamente con Bear Story. 

El cortometraje, que ya se encuentra en internet, puede verse aquí:

 


Esta pieza forma parte de la cobertura que realizamos de la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Related Post

¿Qué opinas?