«Batman: The Killing Joke», un buen chiste mal contado

joker-killing-joke-broma-asesina

Por Adrián Carrera Ahumada | @acarrahu

 

Lanzado en  1988, The Killing Joke es un comic magistralmente ilustrado por Brian Bolland y cuyo argumento es obra de Alan Moore, uno de los escritores de narrativa gráfica más respetados, que tiene en su haber historias como Watchmen, V for Vendetta y numerosas entregas de The Swamp Thing, por mencionar algunas.  Lo anterior, aunado al buen nivel que Warner Bros Animation suele entregar en las películas animadas de DC, generó expectativas altas para la adaptación que se estrenó esta semana, incluso con proyección en algunos cines (en México fue Cinemex quien la exhibió, abriendo incluso funciones adicionales a la contemplada originalmente). Lo anterior es algo poco común, dado que este tipo de películas suelen salir directo a video.

Tristemente, sin ser desastrosa, la película es decepcionante. The Killing Joke es una historia breve y muchos nos preguntábamos cómo conseguirían que alcanzara para un largometraje.  Los productores de la película añadieron media hora con una historia telenovelesca entre Batgirl y Batman (primera mitad) que parece una versión fallida de la dinámica entre la Robin y el Batman de The Dark Knight Returns. En Batman: The Killing Joke, Batgirl es solo un recurso para que la trama que involucra al Joker (segunda mitad) tenga mayor impacto en el espectador. Sin embargo, la conexión entre las dos mitades de la película resulta débil, forzada y desaprovecha la oportunidad de presentar a una Batgirl con mayor personalidad.

Para hablar de la segunda mitad, que es la que aborda la historia original de The Killing Joke y se centra en el «Guazón», haré un breve paréntesis:

Hay personas que creen que una adaptación es mejor en tanto se apegue a la obra original. No es necesariamente así. Cada medio tiene sus propios lenguajes y lo que funciona en uno puede no funcionar en el otro, o no ser tan efectivo. Una escena o recurso pueden quedar geniales en literatura pero desentonar en un filme. Por eso es importante el criterio de quienes adaptan para detectar esos elementos y modificarlos si lo consideran pertinente.

Está el caso, quizá excepcional, de Frank Miller, quien posee una narrativa muy cinematográfica y por ello las adaptaciones casi literales —como si sus comics fuesen storyboards— de sus mejores historias resultan en películas, al menos, interesantes. Sirvan como ejemplos la épica 300, dirigida por Zack Snyder, o la genial The Dark Knight Returns (partes 1 y 2) llevada a buen puerto por Jay Oliva y Bob Goodman.

Killing_Joke_end

Fotograma de «The Killing Joke».

Volvamos al largometraje Batman: The Killing Joke, cuya segunda mitad es ejemplo de cuando una adaptación fiel no es la mejor opción. Las escenas que en viñetas resultan poderosas, cargadas de sentido, en la película animada pierden potencia. Asimismo, en la animación el desarrollo de la trama y los personajes queda un poco acartonado. El arte del audiovisual, además, no está a la altura del presentado por Bolland hace casi 20 años. Técnicamente, la animación es más bien mediocre, lo cual desmerece aún más la adaptación de The Killing Joke.

Sin embargo, y pese a todo ello, el argumento es estremecedor. Los planteamientos sobre la naturaleza de la relación entre Batman y el Joker (destacado doblaje de Mark Hamill) son sumamente interesantes. Batman: The Killing Joke no es solo sobre el génesis de uno de los mejores villanos contemporáneos, sino sobre la relación que éste tiene con su antagonista. Joker y Batman personifican posturas sobre la justicia, la razón y el sentido condenadas a participar en una danza incesante y, quizá, infinita.

La versión animada de The Killing Joke es una película que pudo ser más y se conformó con ser apenas rescatable.


Batman: the Killing Joke | Batman: La broma asesina [título en español]
2016 | 76 minutos | Inglés | Estados Unidos
Dirección: Sam Liu
Guión: Brian Azzarello (basado en la novela gráfica de Alan Moore y Brian Bolland)
Producción: Bruce Timm, Alan Burnett y Sam Register
Casa productora: Warner Animation y DC Comics
Reparto: Kevin Conroy, Mark Hamill y Tara Strong
Música: Kristopher Carter, Michael McCuistion y Lolita Ritmanis
Edición: Christopher D. Lozinski


 

Textos relacionados

¿Qué opinas?